Noruega. Tierra de Fiordos

El espectacular paisaje de los fiordos noruegos se creó mediante una sucesión de edades de hielo y no ha variado mucho desde las épocas de los primeros asentamientos humanos. Aquí reinan las focas y las águilas y en los profundos fiordos nadan las ballenas y los peces. En el oeste de Noruega encontrarás todos los contrastes, desde arrecifes solitarios hasta algunas de las ciudades más grandes de Noruega. Para recorrer el camino entre la vida de la ciudad hasta la tranquila vida del campo o la plena naturaleza salvaje, solo hay un corto trayecto en carretera. A lo largo de las riveras, hacia el interior y al final de cada fiordo, podrás ver pequeñas comunidades y pueblos que poseen una identidad propia que transmite sus costumbres locales y los productos que se han cultivado aquí. Muchos valles fértiles de la región son perfectos para el cultivo de la fruta y las manzanas, peras, cerezas y fresas son cultivos comunes aquí. El gamo salvaje, el pescado, o el cordero de ganadería local, forman la base de muchos platos especiales del oeste de Noruega.